Señores, señoras, chicas, chicos, niñas, niños; adultos, jóvenes, niños, abuelos y abuelas del mundo. Queridos todos, y todas. Uno de los más grandes espectáculos del mundo ya está aquí. El orgasmo balompédico más celebrado en todo el globo terráqueo ha irrumpido en nuestras vidas arrasando con todo aquello superfluo, monopolizando y focalizando nuestro tiempo para preocupaciones banales en una única cosa. Sí, el Mundial de fútbol ha llegado. Estos días, Rusia se sitúa como epicentro del interés mundial no sólo deportivo sino social y cuasi vital para millones y millones de teleespectadores ávidos de largas jornadas de partidos, emociones y, para algunos, celebraciones de la exaltación nacional y patria de cada cual. Eso fue, es y será así de por vida. Pero lo que hace a este Mundial de fútbol especial es una palabra de tres letras que ha revolucionado ya no sólo este deporte sino la forma de entenderlo, vivirlo y consumirlo. El VAR, el video assistant referee o ayuda de video para el árbitro está siendo uno de los protagonistas por derecho propio de un evento en el que parecía que ya poco podía inventarse. El espectador medio de futbol suele ser reacio al cambio aludiendo a la pureza de su deporte. Las pocas evoluciones que ha habido a lo largo de la historia han sido asimiladas por la masa social (¿la más grande del mundo?) con desigual fortuna y grado de aceptación. No es distinto en el caso del VAR, aunque desde aquí, como incansables defensores de la tecnología con sentido, aquella que tiene implicaciones reales en cualquiera que sea su ámbito de actuación, nos postulamos como partidarios del sistema. Y para acabar, sería tentador hacerlo con alguno de los muchos juegos de palabras a los que da lugar el nombre de marras, pero como buenos comunicadores no vamos a caer en la tentación. Mas líbranos del mal. VARmen.

 

Discussion

Be the first to post a comment.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.