De entre los muchos dones imposibles y utópicos que todos alguna vez hemos tenido uno de nuestros preferidos siempre ha sido el de “ojalá tuviera ojos detrás de la cabeza”. Sí, la teletransportación después de una noche dura de copas o el don de la ubicuidad cuando hay que elegir entre noche con tu pareja o fiesta de amigos, la verdad que son tentadores. Pero es innegable que un par de ojos adicionales en nuestras cabezotas que nos permitieran tener una visión directa no sólo de lo que tenemos delante sino también de lo que sucede detrás nuestro nos irían de perlas en muchas ocasiones. Pues bien, este invento que os presentamos hoy corrige en parte el olvido no sé si intencionado de Dios (o de la evolución humana, según prefiera el consumidor). Y es que en el reino animal son muchos los ejemplos de especies que nos superan en agudeza y campo visual. Antes los 340º del águila, los 240º de los gatos o los increíbles 360º del camaleón, nuestros míseros 180º se quedan irrisoriamente cortos. El Cross helmet es un caso que incorpora una cámara de visión trasera que además proyecta la imagen en una pequeña pantalla en el interior del casco, lo que hace que cuando viajemos en moto podamos tener un campo visual completo de 360º. Vamos, que a parte de un pequeño sueño húmedo tecnológico, supone un indudable elemento de seguridad pasiva para motorista, el único segmento de conductores donde han crecido los accidentes de tráfico en la última década. Así, que, todo sea por conservar nuestra preciada integridad física, y ya de paso echar un ojo a lo que se cuece en la carretera detrás nuestro.

 

 

Discussion

Be the first to post a comment.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.