No, nos hemos vueltos unos intransigentes ni unos enemigos acérrimos del arte moderno. Pero resulta curioso que siempre que alguien califica una obra de esa forma, lo hace fijándose únicamente en su contenido y siempre con una connotación negativa. Pero, os imagináis que pudiéramos enfrentarnos a la visión de una obra, mirar al artista a la cara y decirle, sin más: “tu cuadro es una mierda”, y que él, muy lejos de enfadarse nos dijera, ¡Gracias, amigo, eso pretendía! Pues bien, este proyecto que impulsó la marca cervecera Tiger precisamente trata de eso, aunar ciencia y arte para lograr recoger toda esa polución diaria que emiten fábricas y vehículos, y transformarla en tinta negra que luego es usada para la creación de obras artísticas en diferentes disciplinas (pictóricas, graffiti, etc). Esto es, mierda usada para hacer arte. El súmmum del reciclaje. Más allá de lo anecdótico, si se lograra impulsar este tipo de proyectos y hacerlos a gran escala estaríamos devolviéndole a nuestro planeta algo de lo mucho que le quitamos cada día. Así que, por nuestra parte, ¡viva los cuadros de mierda!

 

 

Discussion

Be the first to post a comment.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.