Como diría el bueno de Morfeo: ”No hay preguntas sin respuestas, sólo preguntas mal formuladas”. ¿Es posible un mundo en el que exista un control tal de las personas en espacios públicos que se pudieran identificar en tiempo real por apenas unos pequeños rasgos faciales? Esta propuesta Made in China, mezcla alarmantemente real de Matrix y El Show de Truman, presenta a la sociedad como una especie de videojuego en el que un ser superior o central pueda vigilar todos los pasos y movimientos que las personas hagan en su vida cotidiana. Con el pretexto de prevenir conductas delictivas y comportamientos sospechosos, se nos anticipa una ciudad ultra vigilada allanando quizás la libertad mínima de privacidad de la que todo ser humano debería gozar. No hay preguntas sin respuestas decíamos. La pregunta quizás es, ¿y quién vigila al vigilante?. ¿Quién nos asegura un buen uso de todos estos sistemas de control y monitorización social sin exceder los lindes de nuestros derechos más íntimos? Aunque en frío este tipo de tecnologías resulten excepcionalmente atractivas y nos hagan creer en un mundo más feliz, como dijo el propio Aldous Huxley, “la felicidad nunca es grandiosa”.

 

http://thetartle.tumblr.com/post/168040800152

Discussion

Be the first to post a comment.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*