Dejad que continúe la evolución. Así rezaba una célebre canción de los no menos célebres Siniestro Total, haciendo referencia de forma sarcástica a algunas de las barbaries que la humanidad ha perpetrado durante su historia en nombre de la “evolución”, demostrando que a veces la concienciación no siempre ir empaquetada en forma de tostones sensibleros o activismos de bandera. La sutileza y la creatividad siempre han sido y siempre serán aliados inestimables de las causas humanas en su lucha por penetrar en nuestros cerebros repletos de lógica consumista y egoísta. Los Pollutoys son una de esas iniciativas brillantes que dan naturalidad a la concienciación acerca de la contaminación de nuestros mares y océanos. Juguetes que esconden en sus barriguitas enseres y deshechos que podrían encontrarse en los fondos de cualquiera de nuestros mares; una dosis de realidad para los más pequeños y algo en lo que pensar para los mayores. Un juego que no es tan juego. En definitiva, una forma de comunicar relevante, inteligente y que deja huella.

 

Pollutoys

Discussion

Be the first to post a comment.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*