Aunque es realmente triste, por no decir repugnante que criminales y maleantes de toda índole busquen víctimas entre aquellos que tienen menos posibilidades de hacerles frente por diferentes motivos, lo cierto es que en nuestras supuestamente avanzadas sociedades occidentales se siguen dando cientos de casos en los que esta realidad se pone de manifiesto. La herencia nociva del patriarcado social, y la creencia estúpida de la mayor vulnerabilidad de las mujeres como víctimas propicias especialmente cuando están solas hace que tristemente especialmente ellas deban extremar precauciones en ciertas situaciones cotidianas en las que no deberían tener mayor preocupación que la que ellas estimen oportunas.  Este invento Made in Japan, cómo no, hay cosas que sólo pueden salir de la cabeza de un nipón, propone una solución cuanto menos original para evitar uno de esos fenómenos: los allanadores de moradas (y morales) que controlan viviendas en las que viven mujeres solas, y aprovechan esa situación para cometer sus delitos con la auto convicción de que su fin criminal contará con menos obstáculos y oposición. Se trata de un ingenioso sistema de sombras a través del teléfono móvil que proyecta figuras humanas en las cortinas de las casas haciendo todo tipo de tareas, dando la sensación de que en esa vivienda no vive sólo una persona. Más allá de la tranquilidad que pueda ofrecer a una persona sola en casa que no tenga ganas de marcarse un Macaulay Culkin, ojalá que las mentes maravillosas del ser humano no tuvieran que perder el tiempo en generar ideas como ésta, y pudieran invertir todo su ingenio, creatividad y talento en mejorar nuestras vidas, en lugar de tener que protegerlas.

 

 

Discussion

Be the first to post a comment.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.