“A mi madre le daba vergüenza y evitaba salir a comer en lugares públicos debido a sus temblores en las manos. Le ha cambiado su vida”. “Este es un producto increíble que tendré siempre cerca en el futuro para mi marido. Vale cada céntimo de lo que cuesta, y le ha ahorrado a mi marido muchos momentos embarazosos”. Estos mensajes reales que aparecen en uno de los múltiples foros que hacen referencia a Liftware Steady, un estabilizador de manos para paliar los temblores de las personas –enfermas, o no- al coger sus cubiertos, son la mejor publicidad y carta de presentación que un producto pueda tener. Y es que al margen de ser novedoso y útil, cuando un objeto logra pasar de “gadget” a “herramienta” se convierte en algo para la vida de las personas. Y un producto imprescindible, es un producto trascendente. Como publicitarios, no se nos ocurre ningún objetivo más elevado e importante para una marca que la trascendencia para sus usuarios y consumidores. ¡Que los únicos temblores sean los que provoquen las emociones!

 

Liftware Steady

Discussion

Be the first to post a comment.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*