Houston, tenemos un problema: se acabó la cerveza

Cerveza. Pócima ancestral que desata pasiones, refresca gaznates sedientos, abre las mentes de muchos o traba las lenguas de otros, que se exceden en su consumo. Protagonista de canciones, de memorables anuncios de televisión y de muchos (la mayoría) de nuestros momentos de ocio y diversión. Difícil vivir sin ella. Rubia o negra, fresca, ligera, densa, con cuerpo, burbujeante, amarga, afrutada… sea cual sea su variante, matiz o estado, siempre, absolutamente siempre existirá un irreductible que adorará la bebida que representa por antonomasia el auge de la socialización humana y que nos invita a compartir tragos cargados de buenos momentos…