Hazme una pajita

Una de las mayores lacras de nuestras sociedades actuales es sin duda la ignominiosa existencia de agresiones sexuales y delitos de género que increíblemente aún se perpetúan en nuestros entornos supuestamente avanzados. Y es que tantos años de patriarcado han causado mella y nos han conducido hacia un mundo donde las manadas aún campan a sus anchas y en el que mujeres libres siguen siendo las mayores damnificadas de agresiones más o menos veladas hacia su integridad física o moral. Muchas veces, estos delincuentes vomitivos se ayudan de drogas para alterar la voluntad y la conciencia de sus víctimas dejándolas…